Etiqueta: Ansiedad

¿Por qué no queremos salir ahora de casa?

Son muchos los días que llevamos de confinamiento, más que suficientes para habernos adaptado.

Y el proceso de adaptación no ha sido nada fácil, ansiedad, insomnio, alteración de horarios, abulia, apatía, hasta dermatitis, …Lo mejor, es que a pesar de que el proceso ha sido duro, en su gran mayoría, lo conseguimos, nos adaptamos, empezamos a sentirnos seguros dentro de nuestras casas, en equilibrio, con el teletrabajo, las tareas domésticas y los niños, videoconferencias con los amigos, con la familia.

Y es justo esa adaptación la que nos causa problemas cuando se plantea, de golpe la desescalada…. Lo estábamos deseando, pero es verdad, que después de tantos días, ahora necesitamos adaptarnos…otra vez.

La buena noticia, es que lo lograremos…La no tan buena, es que no va a ser inmediato.


Lo importante, no tener prisas…respetar nuestro propio tiempo, y nuestros propios miedos. Es posible que no podamos elegir nuestro propio tiempo para reincorporarnos al trabajo, pero si nuestro ritmo psicológico.

Es importante asumir que a pesar de las ganas, es posible que haya malestar en esta situación.

La percepción de riesgo es personal y subjetiva, y va a depender de mi propia experiencia y de lo que haya sucedido en esta cuarentena. La vuelta no va a ser igual para alguien que ha sufrido la enfermedad con síntomas leves que para alguien con familiares de riesgo o que ha sufrido un duelo importante.

Paciencia para todos, los procesos nunca son inmediatos.

Reflexiones en tiempos de coronavirus

CONFINAMIENTO

No nos cansamos de decir que estamos en tiempos complicados, excepcionales, inimaginables hace un par de meses, nos han puesto en situaciones sin precedentes y teniendo que manejar aspectos de la contideanidad de forma completamente diferente.

El teletrabajo, el espacio/tiempo compartido con niños (mientras se teletrabaja en muchos casos), el sedentarismo obligado, la falta de luz solar, nos presentan nuevos retos a los profesionales de la salud mental, de los que no tenemos precedentes, no sabemos cómo afecta a la persona ni a la sociedad permanecer en casa tanto tiempo. Aunque lo vamos descubriendo…

La regulación emocional depende de estrategias que desarrollamos en función del ambiente y de las necesidades que nos genera. Si el ambiente cambia de pronto, es posible que nuestras estrategias no sirvan para la nuevas circunstancias y tendremos que crear otras nuevas. Esto no sucede inmediatamente y mientras nos vamos ajustando , la emoción puede desregularse. Es posible que todo acabe encontrando su equilibrio, pero también es cierto que la intervención terapéutica ayuda a generar esos recursos y agilizar ese proceso de adaptación.

A nivel biológico los cambiamos que estamos sufriendo son palpables, y cómo además reducimos la actividad externa estaremos más susceptible ante los mismos.

Algunos de los efectos que notaremos será falta de sueño, o hipersomnia, más ansiedad e irritabilidad, que se debe entre otras cosas al exceso de energía que no gastamos.

ENFERMEDAD E INCERTIDUMBRE

La rapidez con la que nos hemos encontrado en esta situación ha generado gran incertidumbre, no sólo en cuanto a lo que sucederá en el futuro, si no a la ruptura con el pasado de forma abrupta y sin aviso.

Poder padecer la enfermedad, padecerla y no saber cual va a ser nuestra evolución, tener a alguien ingresado y no poder acudir, los duelos sin despedidas o sin anticipación …. Todo son incertidumbres… La incertidumbre genera ansiedad. A esto se unen las situaciones que son potencialmente traumáticas.

La intervención psicológica puede ayudar en todas estas circunstancias, tanto aliviando como previniendo.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén