Justo cuando comenzó la cuarentena un amigo me envío un meme que decía «muchos de vosotros vais a descubrir que no sois bebedores sociales». Me hizo sonreír y al mismo tiempo reflexionar.

¿Qué ocurre cuando aislamos a las personas y perdemos las fuentes de regulación emocional que los sostienen de alguna manera? hay que buscar recursos alternativos. Privamos de luz solar, movimiento físico, relaciones sociales y contacto físico entre personas. Y aumentamos el estrés: doble de tareas, mitad de tiempo, niños siempre, internet que se corta en mitad de la reunión, comidas que no preparabamos, aislamiento total de personas en cuarentena o que viven solas…

Más intensidad para manejar y menos recursos.…Es inevitable que haya algunas opciones que no entraban en la rutina de muchas personas preconfinamiento que han aparecido y que en el proceso de desescalada, o incluso antes, cuando las personas fueron acostumbrándose paulatinamente a esta nueva situación, han ido desapareciendo igual que comenzaron.

Pero estos no es así en todos lo casos, había personas cuyos recursos predominantes ya eran el alcohol y/o la comida y que ahora no consiguen encontrar de nuevo un equilibrio.

La intervención psicológica ayuda en en estos casos. Por favor, no lo dejéis estar, si os habéis sentido identificados y reconocéis estas conductas en vosotros mismos, consultad a un especialista.